Bienvenido
   Resumen
   Objetivos y contenido
   Inspiración
    Individual
   Empresarial
   Instructor
   Galería
   Agenda
   Videos
   Contacto
   Percusión Brasileña
   Batería de Jazz

© Creative Body Percussion 2011 - 2014

Individual                                                                                                           

El taller de "Creative Body Percussion" se adapta a fin de beneficiar a todo tipo de individuos y combinaciones de personas, independientemente de su edad y formación, desde la edad preescolar hasta la tercera edad. Ayuda especialmente a aquellos que desean desarrollar las habilidades rítmicas y de improvisación, mejorar la coordinación y obtener un conocimiento más amplio de la música en general. También puede ser utilizado como herramienta de terapia en la tercera edad. No se requiere experiencia musical. Los educadores profesionales, terapeutas y artistas de muchas áreas pueden enriquecer sus habilidades educativas con elementos de percusión corporal. El contenido de los talleres sirve a grupos muy específicos como comunidades sociales, grupos artísticos, escuelas y colectivos de la tercera edad.


El cuerpo humano puede ser considerado como nuestro primer instrumento musical. Desde nuestro nacimiento, tenemos en nuestro cuerpo la presencia del ritmo, como por ejemplo, el latido del corazón, el respirar y el caminar. Estos procesos implican regularidad y repetición y nos proveen de unas referencias rítmicas para el futuro. Los niños exploran los sonidos que pueden hacer con su cuerpo y posteriormente como adultos también utilizan sonidos de la vida cotidiana para comunicarse o para hacer música. El taller rescata esta percepción musical reactivando los sonidos que nos son familiares y creando otros que son nuevos.


Cada persona tiene una identidad  sonora, que surge de su propio tamaño, dimensiones, tono de voz y  combinación de talentos individuales que hacen que ciertos sonidos sean faciles de producir y otros no. Las diferencias culturales también juegan un papel en esta identidad sonora. La práctica en grupo en el taller hace posible la coexistencia de estos sonidos diferentes. Escuchando a los demás, cada participante ejercita un diálogo musical mediante el ejercicio de la cooperación y la concentración. Al mismo tiempo, los ejercicios de improvisación desarrollados en el taller estimulan la convivencia entre la identidad sonora de cada persona y el grupo.

Mediante la construccion de estos cuatro pilares (individuo, grupo, cultura e improvisación), el taller es capaz de producir un lenguaje musical corporal común en solo dos pasos:

  • Comprender la relación entre el cuerpo y el ritmo
  • Explorar un lenguaje dentro de los innumerables sonidos que se pueden producir con el cuerpo